Luego de que la organización Anonymous reapareciera a través de Twitter e involucrara al presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en pornografía infantil, trata de blancas, corrupción y otros hechos dignos de cuestionar, las protestas en este país se han tomado la Casa Blanca, y por primera vez en una década esta ha quedado en total penumbra.

Las luces de la casa presidencial se apagaron la noche de este domingo 31 de mayo ante la mirada rabiosa de cientos de manifestantes que reclaman la renuncia del mandatario, y que de forma simultánea con sus consignas de indignación, han causado destrozos e incluso quemaron la bandera nacional.

Un funcionario del gobierno norteamericano informó que ante esta situación, Trump fue llevado a manera de protección, a un pequeño búnker subterráneo que tiene la edificación, cosa que no sucedía con un presidente norteamericano desde hace muchos años.

A última hora del domingo por la noche, la Casa Blanca advirtió a los empleados que deben ir a trabajar el lunes que ocultaran sus pases hasta que llegaran al punto de entrada del Servicio Secreto y ocultarlos al salir, según un correo electrónico que fue visto por CNN.

El correo electrónico repetía las órdenes para el estado máximo de teletrabajo y dijo que todavía hay una “postura de seguridad elevada” debido a las protestas.