Estados Unidos vuelve a generar preocupación luego de que el presidente Donald Trump anunciara este jueves 1 de agosto que su Gobierno abandonará oficialmente el tratado sobre armas nucleares de alcance intermedio (INF, por sus siglas en inglés).

La decisión, según Trump, obedece a que Moscú “por años” no ha respetado dicho tratado, lo que abre el camino a una nueva carrera armamentística frente a Rusia y, sobre todo, China.

“El tratado INF fue útil para nosotros, pero solo funciona si las dos partes lo respetan”, dijo hace poco el nuevo jefe del Pentágono, Mark Esper. “Estados Unidos respetará el tratado y todas sus obligaciones hasta el 2 de agosto y después haremos lo que nos convenga”, declaró desde el Senado norteamericano.

Cabe recordar que el presidente ruso, Vladimir Putin, ratificó el 3 de julio la suspensión de la participación de Rusia en ese acuerdo. La retirada de los dos países pone fin al tratado INF firmado durante la Guerra Fría y que prohibía el uso de misiles con un alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros.