Este sábado, 14 de septiembre, el presidente de EE.UU. Donald Trump, confirmó la muerte de Hamza bin Laden, el hijo de Osama bin Laden, quien era considerado como su heredero al frente de la organización yihadista Al Qaeda.

Los medios habían reportado el deceso a finales de julio, pero hasta este momento el mandatario estadounidense lo certificó a través de un comunicado, donde dijo lo siguiente: “»Hamza bin Laden, el alto responsable de Al Qaeda e hijo de Osama bin Laden, fue abatido en una operación de contraterrorismo llevada a cabo por Estados Unidos en la región de Afganistán, Pakistán».

Sobre este tema había mucho hermetismo. A finales de agosto, el secretario de Defensa, Mark Esper, fue el primer responsable estadounidense en expresarse públicamente sobre la muerte de Hamza bin Laden, pero solo se limitó a decir en una entrevista que “eso tengo entendido”, en relación al fallecimiento.

El heredero de bin Laden formaba parte de la lista negra estadounidense que incluye a personas acusadas de terrorismo, así como fue acusado su padre, quien fue el fundador de la organización que perpetró los atentados del 11 de septiembre de 2001.