El Gobierno estadounidense informó sobre el desmantelamiento de la mayor red de pornografía infantil realizada con la detención de 337 personas que se dedicaban a esta perversa modalidad a través de la internet desde Estados Unidos, Brasil y España.

En los procedimientos los organismos de seguridad lograron rescatar a 23 víctimas que estaban secuestradas y explotadas sexualmente mediante los sitios de ‘darknet’ (web oscura) que se benefician de la explotación sexual de menores, catalogadas como una formas más infame y reprobable del comportamiento criminal.

Se conoció que la red funcionaba a través de transacciones en criptomoneda bitcoin, que fueron rastreadas por los investigadores con el fin de determinar dónde estaba el servidor “darknet” y su administrador, que estaba ubicados en Corea del Sur.

Asimismo, en la ejecución de allanamientos también fueron capturados otros ciudadanos en Corea del Sur, el Reino Unido, Alemania, Arabia Saudita, Canadá, Irlanda y Australia, entre otros.

En las redadas decomisaron unos 8 terabytes de vídeos pornográficos con menores, que, según el Departamento de Justicia, es una de las principales incautaciones de este tipo.

Brian A. Benczkowski, fiscal general adjunto, informó que  la administración de EE.UU. no permitirá a los depredadores de menores emplear espacios online ilegales como escudo.