Durante la noche del martes, 27 de agosto, la isla de Puerto Rico fue declarada en emergencia, tras detectarse el fortalecimiento de la tormenta tropical Dorian que pudiera llegar este miércoles, 28 de agosto, a las Islas Vírgenes estadounidenses y británicas, según pronosticó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Tras la inminente alerta, el Gobierno de Donald Trump emitió una declaración de emergencia para Puerto Rico, donde todos sus perímetros están siendo resguardados y monitoreados para detectar si se avecina la tormenta.

En las zonas el miedo es latente, debido a que sus habitantes temen que se repita la histórica tragedia que ocurrió con el paso del huracán María que dejó daños materiales y pérdidas humanas, hace dos años.

De ese catastróficos incidente Puerto Rico aún se recupera de los estragos de esa tormenta y otra tormenta los amenaza.