Una anciana de nacionalidad colombiana, identificada como Clara Inés Tobón, murió en la soledad en un apartamento ubicado en la ciudad de Madrid, España.

Lo trascendental de todo es que el cadáver fue hallado tres meses después totalmente devorado por los siete gatos que la acompañaron hasta el último día de su vida.

La prensa internacional reseñó que la mujer de 79 años de edad llegó al referido país desde 1996 y habría muerto presuntamente por la Covid-19, según testimonio de los vecinos.

La fémina durante su estadía en España nunca se casó ni tuvo hijos. Los familiares que tenía residen en Colombia y el contacto con ellos no era muy frecuente.

La ausencia de Tobón fue notada por varias amigas, quienes alertaron a las autoridades policiales. De inmediato, acudieron al inmueble y se toparon con la dantesca escena.