Representative Gregory Meeks, a Democrat from New York, questions Mike Pompeo, U.S. secretary of state, not pictured, during a House Foreign Affairs Committee hearing in Washington, D.C., U.S., on Wednesday, May 23, 2018. Pompeo said the U.S. wants North Korea to take "credible steps" toward giving up its nuclear weapons program, a sign the Trump administration is backing away from demands that Kim Jong Un complete denuclearization before sanctions against his country are eased. Photographer: Andrew Harrer/Bloomberg via Getty Images



Gregory Meeks, representante demócrata de la Cámara Baja de los Estados Unidos y líder de la Comisión de Asuntos Exteriores, se pronunció sobre lo que viene ocurriendo en Colombia desde el pasado 28 de abril y definió la reacción de la Policía como «brutal».

A través de su cuenta en Twitter, el congresista norteamericano dijo que se siente «particularmente alarmado por los acontecimientos en Cali y pido al presidente Iván Duque disminuir la violencia y dejar claro que el uso excesivo de la fuerza es imperdonable». 

Pero además, dijo que es necesario e «imperativo que la Ley Leahy de Estados Unidos se aplique plenamente, ya que dejamos claro que Estados Unidos no apoyará a las fuerzas de seguridad involucradas en graves violaciones de derechos humanos». 


La ley Leahy, una ley promovida en los años 90 por el senador demócrata Patrick Leahy, indica que Estados Unidos no debe proporcionar asistencia militar extranjera si hay información creíble de que hay violaciones graves de los derechos humanos.

Apoyando ese llamado de la Comisión de Asuntos exteriores de la Cámara de Representantes de Estados Unidos,la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA) ha dicho que «hasta que haya garantías más claras de derechos humanos, Estados Unidos debe suspender todas las ventas de equipos, capacitación y servicios de control de multitudes a la ESMAD de Colombia». 

La FM