Tal y como lo habían anunciado autoridades espaciales, el cohete chino que se descontroló en el espacio tras tener un exitoso despegue, entró finalmente a la Tierra este sábado, 8 de marzo, cayendo en el océano índico, muy cerca de las islas Maldivas.

«Según la supervisión y el análisis, a las 10:24 a.m. (02H24 GMT) del 9 de mayo de 2021 la primera etapa del cohete portador Larga Marcha 5B ha vuelto a entrar en la atmósfera», dijo la Oficina de Ingeniería Espacial china.

La aeronave Larga Marcha-5B Y2, de 18 toneladas, se desintegró en partes al hacer contacto con la atmósfera, según informaron desde China.

Esto ya estaba previsto desde antes que cayera, pues según expertos, el cohete fue diseñado para eso.

«El cohetefue diseñado para que la mayoría de sus partes se destruyan y se quemen durante la reentrada a la atmósfera. Es muy poco probable que los escombros representen algún peligro o causen daños en la Tierra o interfieran con los vuelos», explicó el portavoz del Ministerio de Exteriores del gigante asiático, Wang Wenbin.