Las autoridades sanitarias chilenas anunciaron este jueves un nuevo cierre de fronteras y mayores restricciones en el país sudamericano.

El anuncio se da en momentos que enfrenta un alza de contagios de Covid-19 y pese a un eficiente plan de vacunación. El país, que suma un millón de casos y supera los 23.000 fallecidos por la enfermedad, ha visto un crecimiento sostenido de contagios en las últimas semanas luego de las vacaciones del verano austral.

«Se cierran las fronteras del país. Se restringen los viajes al extranjero por todo el mes de abril tanto para ciudadanos chilenos como extranjeros residentes», dijo la subsecretaria de Interior, Katherine Martorell, quien añadió que se prohibirá el ingreso de extranjeros no residentes por 30 días.

Además, se anunció una ampliación en el toque de queda que ha regido en el país desde la llegada de la pandemia y la disminución de los permisos de circulación destinados a actividades consideradas esenciales.

También se suspendieron actividades por 15 días como venta de vestuario y calzado, cosméticos, entre otros, mientras que los supermercados no pueden vender artículos no esenciales. Las autoridades dijeron que aspiran disminuir la movilidad de personas entre 40 y 50%.

Chile suma un millón de casos de contagio por covid-19 y además, supera los 23.000 fallecidos por la enfermedad.