Una fiesta en una piscina con bar en un popular balneario de Misuri, Estados Unidos, generó polémica tras la difusión en las redes sociales de videos de la celebración el fin de semana.

Dicha fiesta,  tuvo lugar en Lake of the Ozarks, y  generó muchas  críticas del cercano condado de St. Louis, desde donde mucha gente se trasladó al lago debido al feriado del Memorial Day, pese a la preocupación por la pandemia de coronavirus.

Por lo que, las autoridades dijeron que cualquiera que ignorara las medidas para evitar la expansión de la Covid-19 debía someterse a una cuarentena de 14 días o hasta que un test de diagnóstico arrojara resultado negativo.

Cabe mencionar que Estados Unidos comenzó a levantar las medidas de confinamiento, y las imágenes de cientos de asistentes a la fiesta que congestionaron la piscina alimentaron el fuerte debate público sobre la pertinencia de esa estrategia.

«Este comportamiento imprudente pone en peligro a una innumerable cantidad de personas y arriesga un retroceso sustancial en los avances conseguidos para enlentecer la expansión de la covid-19», señaló  el jefe ejecutivo del condado de St. Louis, Sam Page

Además,  que conoció que durante el fin de semana, el presidente Donald Trump se fue a jugar al golf, mientras el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ofreció su conferencia de prensa diaria sobre la situación sanitaria desde una popular playa en Long Island.

Actualmente, Estados Unidos es el epicentro de la epidemia de coronavirus, con más de 98.000 muertos.