La confianza que Donald Trump tiene en su buena gestión de gobierno, es tal, que ante la hipotética probabilidad de que resulte reelecto en las elecciones de 2020, anunció que será más duro con China, en lo que negociaciones comerciales se refiere. 

El pronunciamiento lo hizo el mandatario norteamericano a través de su cuenta en Twitter, por medio de la cual advirtió a Pekìn que “si no hay un acuerdo en los 16 meses que faltan para las presidenciales. «¡El trato sería mucho más duro! Mientras tanto, la cadena de suministro de China se derrumbará y las empresas, los empleos y el dinero se habrán ido». 

Trump además trinó: «Nos está yendo muy bien en nuestras negociaciones con China. Si bien estoy seguro de que les encantaría tratar con una nueva Administración para poder continuar con su práctica de ‘estafa de EEUU'». 

Sin embargo, Trump también tiene contemplada la posibilidad de una administración distinta a la suya, por lo que refirió que “seguro que a ellos (China) le gustaría trabajar con una nueva administración para poder continuar su práctica de estafar a Estados Unidos por valor de 600 mil millones de dólares al año”. 

Estas afirmaciones se dan luego de las conversaciones que adelantan ambos países para acabar de una vez por todas con el incremento de aranceles, impuestos a los bienes y servicios entre ambas naciones, como producto de las difíciles relaciones comerciales entre las dos economías.