El descarrilamiento del tren «Taroko Express» en las inmediaciones de la localidad oriental Hualien, en Taiwán, dejó al menos 48 fallecidos y decenas de pasajeros hospitalizados con heridas de diversa consideración.

Entre los fallecidos se encuentra el maquinista del tren y entre los heridos, un total de 66 personas con lesiones entre moderadas y graves que recibieron atención médica en seis centros sanitarios, recoge la agencia taiwanesa de noticias CNA.

El tren se estaba internando en el túnel de Daqingshui con más de 350 pasajeros a bordo en el momento del siniestro.

La conclusión preliminar de la Administración de Ferrocarriles de Taiwán fue que el tren siniestrado descarriló a la entrada del citado túnel al colisionar con un vehículo de mantenimiento mal estacionado junto a las vías.

A consecuencia del accidente, varios vagones chocaron contra los muros del túnel y otros quedaron atrapados dentro de él

Asimismo, unos 100 pasajeros fueron evacuados de varios de los vagones del tren gracias a los esfuerzos de los equipos de rescate por encontrar supervivientes atrapados.

Ya no quedan personas atrapadas dentro del vehículo accidentado, según CNA.

El Departamento de bomberos taiwanés señaló que las tareas de rescate se complicaron porque tres vagones habían quedado completamente deformados y era difícil acceder a ellos.

El vehículo siniestrado había salido de Shulin, en Nuevo Taipéi, y se dirigía a la localidad de Taitung, en el sureste de la isla.