Este lunes 6 de mayo nació el primogénito del príncipe Harry y su esposa Meghan Markle, quienes están casados desde el mes de mayo de 2018, quien dio un a luz un niño, así lo dio a conocer la casa real británica a través de su cuenta de Instagram.

Meghan Markle, quien es una ex actriz estadounidense y reconocida por ser feminista, moderna y ecologista, inició su trabajo de parto este lunes en horas de la mañana, el bebé pesó 7 libras 3 onzas, por esta razón, el príncipe Harry ratificó ante los medios que el bebé y su esposa se encuentran en muy buen estado de salud, declarando que “estoy muy emocionado de anunciar que tuvimos un niño, Meghan y él están bien de salud. Es la experiencia más maravillosa que me puedo imaginar.”

Así mismo, agradeció el apoyo que ha acogido de todo el público británico que estuvo pendiente del embarazo de su esposa, también reveló que aproximadamente en dos días se presentarán ante el público en familia. Por otro lado, el primogénito ocupa el puesto número séptimo en la línea de sucesión al trono británico que ocupa su bisabuela Isabel II.

Por otro lado, el fisco estadounidense, Servicio de Impuestos Internos, ha demostrado un interés exclusivo por este nacimiento del bebé de los duques de Sussex, ya que el primogénito cuenta con doble nacionalidad: británica por su padre, y estadounidense, por su madre.

Debido a esto, según David Treitel, fundador de American Tax Returns, una consultora estadounidense que viven en Reino Unido. «Cuando uno de los padres es estadounidense y ha residido en Estados Unidos por cinco años, de los cuales al menos dos años después de cumplir los 14, el bebé automáticamente es ciudadano, este es el caso de Meghan’’ recalcando que es la primera vez que esto ocurre en la familia real británica.

Puesto a que esta nacionalidad viene con una cadena de condiciones restrictivas, año tras año el hijo de Harry y Meghan deberá mostrar al fisco de su país que ha cumplido con sus obligaciones tributarias.