El hombre más obeso del mundo, un mexicano de nombre Juan Pedro Franco, quien consiguió este título tras alcanzar el Récord Guinness, logró adelgazar más de 300 kilos  en una lucha que le ha cambiado la vida.

Su historia de cambio inició en 2017 cuando empezó un plan para perder peso que le permitiera levantarse de la cama a la que estaba postrado.

El plan ha consistido en dietas especiales para disminuir la ansiedad y controlar la masa corporal. Además, desde 2001 se ha sometido a tres intervenciones quirúrgicas.

El tratamiento ha sido calificado como un éxito, ya que ha logrado perder un total de 334 kilos, de los 595 que tenía inicialmente.

Lo más sorprendente es que el hombre ha podido levantarse y caminar por sus propios medios, ya no necesita utilizar bastón para hacer su vida. La última operación consistió en una gastrectomía (manga gástrica), la cual permitió achicar aún más el estómago del hombre, quien incluso puede trabajar en el negocio que abrió junto a su familia para solventar los gastos.

Lea también: Inventan pastillas para que las flatulencias huelan a chocolates y rosas