Por: Rafael Ángel Gómez Gómez

EL ROBERTO BUELVAS NÁDER que conocí era un hombre jovial, optimista, que quería tomarse el mundo político y quería romper en SAHAGÚN el esquema tradicional BASAILE-ELÍAS, mejor dicho, lo que los cachacos bautizaron la «ÑOÑOMANÍA»; él hacía parte de la clase política tradicional de Sahagún, médico de la Universidad Libre de Barranquilla, especializado en Buenos Aires, Argentina. Fue director del hospital de SAHAGÚN durante muchos años y lo puso a marchar como un relojito, pero ahí empezaron sus problemas.

Él mismo me confesó que sin querer y sin pensarlo mucho creó una adicción a unas drogas que le generaban ansiedad y aumento de peso, por toda esta situación se empezó a cuestionar su idoneidad mental para el cargo que ejercía en el hospital y de ahí su separación del mismo, pero él tomó la determinación de luchar contra esos demonios y se dedicó a trabajar en algo que amaba con el alma y era la ganadería, sobre todo la ganadería lechera intensiva.

Fue el creador de una empresa que producía 12 mil litros diarios de leche, con ganados certificados genéticamente de la mejor calidad y ganadora de grandes premios, admirada y envidiada por productores del gremio ganadero, la vida volvía a sonreírle…

Tuvo la fortuna de construir una bonita familia, su esposa e hijos a los que amaba como lo más sagrado, me consta que aplazaba su agenda para estar con ellos en Barranquilla viendo el partido de fútbol de la selección Colombia o en sus cumpleaños, él era un hombre detallista con sus amigos y familiares, en la política demasiado confiado y «manilarga» para repartir recursos de su propio peculio.

Muchos se aprovecharon de ese exceso de confianza de mi amigo ROBERTO, a quien aconsejé con cariño y le presente concejales que le cumplieron y terminó satisfecho con el apoyo y respaldo de estos, como es el caso de las concejalas de Cambio Radical de Tierralta. Le presenté otros dirigentes departamentales con quienes no llegó a ningún acuerdo, pero su nombre empezó a sonar y en cada entrevista que le hacía por la emisora y el periódico se daba a conocer su aspiración y mucha más gente se acercaba a buscarlo como una buena opción política en el departamento de Córdoba.

Roberto se alió con gente del DEPARTAMENTO DE RISARALDA Y CHOCÓ, eso me causó muy mala espina y se lo dije, que era raro que personas del interior del país y sobre todo paisas se fueran a casar con una causa de un costeño y SAHAGUNENSE, que no lo fueran a esquilmar, él solo confiado se reía, pero los que más me producían desconfianza eran los “BARRANQUILLEROS”. Yo viví en Barranquilla le decía, fui suplente de JOSÉ NAME al Senado, conocí además en el año 91 a FUAD CHAR y fui su fórmula a la Cámara de Representantes en Córdoba, lo que creo que me hace tener un Masterado en la política del Atlántico.

Metí en el segundo renglón de FUAD CHAR a un mal tipo, traidor, desleal como RODRIGO BULA HOYOS, quien se jubiló como senador gracias a mí y traicionó a FUAD CHAR, dado que este esperpento político que yo mismo creé solo sacó 800 votos en Sahagún, ese fue todo el aporte de esta dinastía acabada y que se burlaron, para vergüenza mía, de FUAD CHAR.

Le pedí que tuviera cuidado porque tenia a su lado una RÉMORA, un habilidoso timador político que fue concejal y transitó entre los amores y odios de los jefes Besaile-Elías, toda la política de SAHAGÚN sabe que ahí empezaron con este ladrón de mucha monta los problemas de confianza y dolores de cabeza de ROBERT, como cariñosamente le llamaba, así de sencillo esta serpiente lo robaba hasta que no aguantó y lo tuvo que separar de su campaña, a ese mismo que llamaba su hombre de «confianza».

ROBERT empezó a hacer arreglos millonarios con concejales con credencial de los municipios de CÓRDOBA, algunos como en CIÉNAGA DE ORO le cumplieron, pero en general a mi amigo lo arruinaron miserablemente, lo robaron, expuso su patrimonio todo en juego, la estabilidad y tranquilidad familiar confiado en la gente, pero los peores, los más ladrones y cínicos los encontraría en MONTERÍA.

Concejales con credencial y otros aspirantes se aprovecharon de ROBERTO, abusaron de su inexperiencia, de su obsesión por ser SENADOR, hasta letras en blanco le hicieron firmar y dicen que el más criminal e inhumano y que fue el que más lo robó le hizo efectiva una letra de cambio y este sinvergüenza, a pesar de que no le cumplió a Roberto, se dice que hizo efectiva esta letra de cambio y producto de esta “deuda” le quitaron un apartamento en la ciudad de Barranquilla; de ser cierto esto, la Fiscalía debe tomar este artículo mío y empezar de oficio una investigación y llamar a estos malditos e inhumanos para que sean judicializados por la compra y comercialización de votos, constreñimiento al elector y demás delitos que deriven de este ilegal y podrido comercio del sufragio.

Sé que esto no libera a ROBERTO de su responsabilidad moral y política, ya ahora en otro plano y sin forma de defenderse judicialmente si era del caso, por lo menos que su muerte sirva para que otras familias no transiten por este camino de dolor y desesperanza; conozco a su padre, el licenciado RAMÓN BUELVAS ALDANA, ex alcalde que marcó un hito en la política local SAHAGUNENSE y del departamento de CÓRDOBA, pues fue elegido alcalde el mismo día que su hermano CARLOS, GOBERNADOR DE CÓRDOBA, eso no se ha vuelto a dar y creo sinceramente que jamás otros puedan lograrlo.

Sería importante que la FISCALÍA GENERAL DE LA NACIÓN tome este caso como ejemplo moralizador y se investigue exhaustivamente, estoy presto personalmente a aportar a esta investigación, nos duele la pronta y trágica partida de ROBERTO BUELVAS, de quien agregaré o reiteraré que era un buen HOMBRE que amaba a su familia y que su desesperación debió ser enorme para tomar esta fatal determinación guiado por la traición de los «malditos de Montería».

Esta Columna la hago porque en mi conciencia pesa que pude haber incidido más para que algunas cosas no las hiciera como cuando lo previne de las RATAS DE MONTERÍA, ese día almorzó en mi oficina y se fue molesto, él tenía su temperamento fuerte.

Posteriormente, para esa Semana Santa, salió como loco a consignarle a estos bandidos por apuestas de Córdoba después de un desayuno de trabajo en el RESTAURANTE SIMÓN PARRILLA y quedé sorprendido con los allí reunidos, pues ya yo tenía conocimiento de los compromisos que estos sinvergüenzas tenían con otros aspirantes al Senado, me puse de pie y les dije que no fueran a engañar a un buen tipo, Dios quiera que la justicia humana y la divina alcancen a estos traficantes de votos.

Quiero agregar que hay otros dirigentes de talla nacional, jefes de partidos políticos que lo abandonaron y que pudieron hacer mucho más para que mi amigo ROBERTO no cayera en esta profunda depresión, eso les queda en su conciencia… PAZ EN TU TUMBA, AMIGO y que Dios proteja a tu familia.