Es el huracán más potente que llega a Norteamérica en lo que va de año


El huracán Laura tocó tierra en el suroeste de Luisiana en la madrugada del jueves convertido en un potente meteoro de categoría 4 con vientos de 240 km/h (150mph), anegando la parte baja de la costa con marejadas ciclónicas que, según los expertos, podrían alcanzar los 6 metros (20 pies) de altura y ser letales.

Laura, que había ganado intensidad rápidamente en la víspera, llegó a tierra alrededor de la 01:00 CDT cerca de Cameron, una comunidad de 400 habitantes de Luisiana ubicada a unos 48 kms (30 millas) de la frontera este de Texas, explicó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés).

“Los impactos potencialmente catastróficos continuarán”, dijeron los meteorólogos.

Las rachas de viento superaron los 204 km/h (127 mph) a medida que la pared norte del ojo de Laura avanzaba hacia Cameron. Según los meteorólogos, podrían registrarse vientos aún más potentes que podrían destrozar edificios, arrancar árboles y desplazar vehículos como si se tratase de juguetes.

Las autoridades habían implorado a los residentes de Texas y Luisiana que evacuaran las zonas costeras, pero no todo el mundo les hizo caso antes de que los vientos comenzaran a agitar los árboles en una zona que ya quedó devastada por el paso de Rita en 2005.

Videos y fotos publicados en redes sociales mostraron torrentes de lluvia en todas las direcciones en Lake Charles, y calles cubiertas de agua cerca de la costa. Una repentina marejada ciclónica derribó las cámaras instaladas para capturar los efectos del huracán.

Con horas de clima violento por delante, las autoridades dijeron que la magnitud de la destrucción no estará clara hasta el amanecer, cuando se activará el operativo de búsqueda y rescate.

Tras ganar fuerza sobre las cálidas aguas del Golfo de México, el sistema tocó tierra coincidiendo con la marea alta convertido en el huracán más potente que llega a Estados Unidos en lo que va de año.