Desde 1977, Las Naciones Unidas celebra cada 29 de noviembre el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, con el objetivo de centrar la atención en el hecho de que la cuestión de Palestina aún no se ha resuelto.

La fecha fue elegida por su importancia para el pueblo palestino. Ese día, en 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la resolución 181, posteriormente conocida como la «resolución de la partición», en la cual se estipulaba la creación de un «Estado judío» y un «Estado árabe» en Palestina, con Jerusalén como capital compartida, sin embargo, a la fecha solo se ha creado Israel.

Este año, en la Reunión extraordinaria para conmemorar el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino, celebrada este 27 de noviembre en la sede de la ONU en Nueva York, se inauguró la exposición «Palestina, la más universal de las causas nacionales», compuesta por imágenes y citas de figuras públicas conocidas que han expresado su solidaridad con el pueblo palestino.

El origen del problema

Palestina era uno de los antiguos territorios otomanos que la Sociedad de las Naciones puso bajo administración británica en 1922. Con el tiempo, todos esos territorios se convirtieron en estados totalmente independientes, con la excepción de Palestina, donde además de «la prestación de asistencia administrativa y asesoramiento» el Mandato Británico incorporó la ‘Declaración de Balfour’ en 1917, expresando su apoyo al “establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío”.

Durante este mandato, de 1922 a 1947, tuvo lugar la primera ola de inmigración judía a gran escala a este territorio, proveniente principalmente de la Europa del Este. El número de judíos que migraron aumentó enormemente en la década de 1930 debido a la persecución nazi.

Las demandas árabes a favor de la independencia y la resistencia a la inmigración desembocaron en una rebelión en 1937, tras la cual ambas partes recurrieron de manera continua al terrorismo y la violencia. El Reino Unido consideró varias opciones para llevar la independencia a una tierra devastada por la violencia. En 1947, el Reino Unido pasó el problema de Palestina a las Naciones Unidas.