La Oficina Departamental de Gestión del Riego de Desastres viene adelantado diferentes gestiones con miras a restablecer la movilidad en la vía que comunica a los municipios de Salamina y El Piñón, entre las cuales sobresale correr un costado de la carretera, debido a la erosión del río Magdalena.

Así lo manifestó el jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo, Javier Pava, quien se puso al frente de la situación por directrices del Gobernador Carlos Caicedo.

“Se trata de un tramo de la vía que se ha venido desprendiendo, lo cual ha afectado directamente a la movilidad. En reunión del Consejo de Municipal de Gestión del Riesgo de Salamina se acordó declarar la calamidad pública y pensar en un plan de acción que va a implicar el concurso de varias entidades. La Gobernación está presta a brindar su apoyo pero convocaremos al Instituto Nacional de Vías, la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y Cormagdalena para una solución integral al problema, siendo la más viable hasta el momento, correr la vía hacia el interior de un predio que tiene un cultivo de palma y eso implicaría una serie de estudios y alternativas para resolver de fondo la situación”, explicó Pava.

PARTE DE TRANQUILIDAD:

El funcionario también indicó que la Gobernación solicitó a Cormagdalena realizar una inspección en la zona con el fin de verificar los niveles del río, los cuales se encuentran en condiciones normales y estables.

“Los niveles del río en este sitio dejan un borde libre mayor a 2 metros, el cual da una tranquilidad de que no se pueda por presentar por ahora un evento adicional como el desbordamiento del río. Sin embargo estaremos monitoreando los niveles del río y ante cualquier cambio estaremos alerta para activar las entidades del sistema de gestión del riesgo de desastres. Es necesario aclarar que el evento únicamente afecta la vía y no hay afectación de viviendas ni familias”, informó el Jefe de Gestión del Riesgo.