Fue radicado ante la Secretaría de la Cámara de Representantes el proyecto de ley que busca la prohibición de la práctica del fracking para la explotación de hidrocarburos en todo el territorio nacional.

Firmado por 30 congresistas, el proyecto señala que se debe defender el agua por encima de la producción petrolera en el país.

Uno de los objetivos de la iniciativa, que reúne varias organizaciones sociales en lo que llaman la Alianza Colombia Libre de Fracking, es el de contribuir al cumplimiento efectivo de las metas del Acuerdo de Paris al que el Gobierno Nacional se obligó́ mediante la Ley 1844 de 2017, así́ como la protección del medio ambiente y la salud de las actuales y futuras generaciones y la prevención de conflictos socio ambientales asociados a estas actividades.

Angélica Lozano, senadora de la Alianza Verde, resaltó que los dos presidentes de las comisiones quintas de Senado y Cámara, donde se va a debatir este proyecto de ley, son firmantes de la iniciativa.

«Resaltamos que tanto el senador Guillermo García Realpe del Partido Liberal y el representante a la Cámara Luciano Grisales, también liberal, quienes son presidentes de las comisiones quintas de Senado y Cámara están apoyando este proyecto de ley que obliga además que haya un plan de diversificación energética para los próximos 10 años», señaló la congresista.

Por su parte el senador Gustavo Bolívar, otro de los firmantes del proyecto de ley, les hizo un llamado a los partidos del Centro Democrático, Conservador, Colombia Justa Libres y Mira para que se unan a esta propuesta para que en Colombia se prohíba el uso del fracking.

«Ya vimos que uno de los financiadores de la campaña de Duque es una de las empresas que está involucrada en uno de los pilotos de fracking como queriendo significar que es de esa manera que se les paga esos aportes que hicieron en campaña que no son pocos, son $1.000 millones que entregó la empresa CNE hoy Angas a la campaña de Duque. Yo hago un llamado a esos cuatro partidos que nos unamos en algo porque esto es un proyecto en pro de la vida», afirmó Bolívar.

Las organizaciones que convergen en la Alianza Colombia Libre de Fracking justifican que los impactos sociales y ambientales derivados de la explotación petrolera convencional son bastante conocidos, y de ellos, resulta información preocupante, y que ha motivado a comunidades, organizaciones y congresistas, a exigir un compromiso ambiental y social real por parte del Gobierno Nacional.