Durante este fin de semana los crímenes se hicieron sentir en el departamento de Córdoba, donde los homicidios parecieran no detenerse

La ola de crímenes no se detuvo este fin de semana en el departamento de Córdoba, donde tres municipios registraron muertes a punta de disparos: Montería, Los Córdobas y Chinú fueron las jurisdicciones donde corrió la sangre.

En el municipio de Los Córdoba fue asesinado de varios disparos un hombre identificado por fuentes policiales como Leider Guerra.

La víctima se encontraba en el barrio Villa Cata, Los Córdoba, donde fue sorprendido por un sicario que se le acercó y sin mediar palabra alguna le asestó varios disparos. El hombre murió en el sitio.

Sobre este caso, la Policía indaga a profundidad el entorno social del fallecido, debido a que en mayo de 2017 la esposa de Guerra también fue asesinada.

La modalidad de este crimen fue similar a la que utilizaron hace dos años contra su pareja Edith Yánez Paternina, quien fue aspirante al Concejo de esa localidad por el Centro Democrático.

Otra muerte en Chinú

Las balas también se hicieron sentir en el municipio de Chinú, específicamente en la cancha del corregimiento El Retiro de los Pérez.

Allí se encontraba viendo un partido de fútbol el joven Javier Arroyo Salgado, de 28 años, quien fue interceptado por un sujeto que le disparó la tarde del domingo, 16 de febrero.

La víctima fue llevada al Hospital San Juan de Sahagún, donde fue ingresado sin signos vitales.

Crimen en Montería

La capital e córdoba no escapó de la realidad violenta que enfrenta el municipio con múltiples homicidios.

En el cerro del sur de Montería fue localizado el cuerpo sin vida de un hombre, a quien también le truncaron su existir a punta de disparos.

El infortunado correspondía al nombre de Cristhinan Padilla, de 42 años, a quien localizaron específicamente en el barrio Alfonso López.

Moradores de la zona sentenciaron que el infortunado era mototaxista y residía en el barrio El Recuerdo.

Las autoridades investigan todos estos hechos sangrientos que mantienen enlutadas a las familias cordobesas.