FELIZ DÍA DEL MAESTRO

Por: Horacio Garnica Díaz.
horagardiaz@hotmail.com

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, entre otras acepciones, establece el significado de MAESTRO, como la persona de MÉRITO RELEVANTE entre las demás de su clase. Esto quiere decir que es una persona CONSPICUA; este ilustre decir de una persona, sólo ha quedado en el ámbito de lo exegético y en palabras de papel, lo cual ha sido la constante al hacer referencia al maestro.

“Hacia la segunda mitad del siglo XVIII, el maestro en Colombia ha sido dibujado por el poder estatal como la figura cultural por excelencia”. Y, si así es, por qué no se le da de hecho y no de palabra la debida atención especial e integral a una figura como el MAESTRO, que, a mucho honor, no es sólo una figura cultural por excelencia, sino que es el CEREBRO de las sociedades en todo el universo.

El gobernador de Popayán José Ignacio Ortega en el año 1776 al referirse al maestro dijo: ” al maestro le deben guardar todas las honras, gracias, preeminencias, franquezas y libertades que le corresponden sin que le falte cosa alguna”, a reglón seguido agrega: “su trabajo debe ser mirado por el público con la veneración y el respeto que merece una ocupación tan respetable, como que de ella pende la felicidad pública, por lo cual, ningún sujeto, sea de la clase, o condiciones que sea, tendrá facultad para aprehender, amenazar e insultar al maestro”.

No obstante, tanta loa al MAESTRO; una secta política colombiana inspirada en algunas actuaciones de la Inquisición y del pensamiento medieval; pretende cercenar la libertad de cátedra, porque según sus antidemocráticas ideas y procederes, el maestro adoctrina a sus estudiantes. Es decir, proscribe el pensamiento y el conocimiento crítico y así mismo la acción crítica, no sólo eso, ha desatado una sistemática persecución en contra del maestro, poniendo en riesgo incluso su propia existencia.

Hoy 15 de mayo día del maestro, no faltará la retórica barata elevando lingüísticamente al maestro hasta el mismo cielo; sin embargo, no puede olvidarse que hoy y en todo el decurso de la historia de la educación el maestro es y ha sido víctima del desdoro de todos los gobiernos: al punto qué, ser maestro en Colombia es un honor que cuesta e incluso en algunos casos cuesta hasta la vida misma, como a la fecha le ha costado a más de 1.100 maestros asesinados al amparo de una inexplicable impunidad.

El año anterior el Día del maestro coincidió con la realización de una multitudinaria y vigorosa protesta social en la modalidad de PARO de gran impacto nacional e internacional, la que fue objeto de una recia represión por parte de la fuerza pública y de la amenaza potencial de las fuerzas militares exhibiendo parte de su arsenal de guerra, inicialmente para intimidar y hacer que cundiera el pánico entre los que se despojaron del miedo a la letalidad del COVID 19 y a las advertencias de las armas que nunca debían apuntarse como se han apuntado y disparado contra las ilusiones, los reclamos y las expectativas de muchos jóvenes.

Hoy 15 de mayo de 2022 consagrado como Día del Maestro y a 14 días de la primera vuelta para elegir al próximo presidente de Colombia, a los maestros como ciudadanos por excelencia les corresponde conversar con sus propias conciencias y con sus convicciones políticas para que incidan de alguna manera en el diseño de un nuevo rumbo de la patria. La realidad política muestra que ya se juntó la derecha y la ultraderecha para pretender elegir a como sea a un presidente ” que le falta intelecto ” como lo afirma Salomón Kalmanovitz. Son los mismos que en el 2018 se juntaron para elegir a un presidente de bajo perfil. Y, es ” que los que se juntan es porque se parecen”. Colombia clama el cambio y ahora es la hora de ahora.

En este singular día, los maestros enfatizan en sus propósitos de lograr: la reforma al sistema general de participaciones; un solo Estatuto Docente; gratuidad de la educación. en todos los niveles; garantía y respeto al derecho salud y a la vida y que se considere de hecho al maestro como una persona de mérito relevante, con la garantía de todos sus derechos, conducentes a elevar su estatus económico, político, profesional, intelectual y social.

A los maestros y maestras todo nuestro cariño, admiración y reconocimiento y felicitaciones por ser dadores de conocimientos, saberes, valores y principios. Y, por ser ciudadanos por excelencia formadores de otros ciudadanos. Sea esta la oportunidad para invitarlos a trabajar por tener en Colombia una EDUCACIÓN CIENTÍFICA, DEMOCRÁTICA Y HUMANISTA.

Definitivamente el MAESTRO ES EL CEREBRO DE LAS SOCIEDADES; que serían de éstas sin este personaje de mérito relevante. Mérito no debidamente reconocido en Colombia. ” No obstante algún día nuestros rugidos conmoverán al mundo”.

Montería La Perla del Sinú, mayo 15 de 2022.