El próximo lunes, fecha en la que se estarían iniciando las clases en la modalidad de alternancia propuesto por el gobierno nacional como consecuencia de la Covid-19, los educadores agremiados en Fecode, realizarán una jornada de manifestaciones, a través de medios digitales, y están convocando a un cacerolazo -desde las casas-, para exigirle al Gobierno las garantías necesarias para mantener las clases no presenciales. 

Los docentes, anunciaron que, en ejercicio de la desobediencia civil, no asistirán a las clases presenciales que se inician en el mes de agosto, en varias zonas del país, bajo el modelo de alternancia, según anunció el Gobierno Nacional. 

«El Comité Ejecutivo, en cumplimiento de las orientaciones del Plenario Nacional de Presidentes, y como respuesta a la postura caprichosa, obcecada e irresponsable del Gobierno Nacional, de llamar a la presencialidad bajo la modalidad de la alternancia educativa, ratifica la convocatoria a realizar la Jornada Nacional en defensa de la vida el 3 de agosto», manifestó el sindicato a través de la Circular 34.

Los docentes aseguran que «no asistirá a las instituciones educativas, donde se haya convocado a la presencialidad, ejerciendo la desobediencia civil, como un acto de dignidad en defensa de la vida y la salud de las comunidades».

De acuerdo con Fecode, «se suspenderá el trabajo académico pedagógico en todo el país. En su lugar adelantaremos acciones de difusión, concientización y sensibilización, durante todo el día, sobre el significado de la desobediencia civil, la inconveniencia de la presencialidad en la medida de la alternancia, riegos y afectaciones y la defensa de la vida como bien supremo».

Además, durante ese día, los docentes han indicado que radicarán un documento a los mandatarios locales, «advirtiendo sobre las responsabilidades legales, administrativas, jurídicos penales, civiles y disciplinarias en las que se puede incurrir por no garantizar el derecho a la vida como bien supremo».