autopsia de michael Jackson
Tenía el cuerpo devastado por las cirugías y su batalla contra la anorexia

El ‘Rey del pop’ escondía algunos secretos sobre su aspecto y estilo de vida que sorprenden a más de uno


Al momento de su muerte, en junio de 2009, Michael Jackson tenía el cuerpo devastado por las cirugías estéticas, por los medicamentos recetados y por una aparente batalla contra la anorexia.

El informe de la autopsia de la estrella de la música arrojó escalofriantes detalles del estado físico que tenía la voz de ‘Thriller’ cuando murió a los 50 años a causa de un paro cardíaco provocado por una sobredosis de propofol, un potente calmante.

Los labios del `Rey del pop’ habían sido tatuados de color rosa mientras que sus cejas eran tatuajes negros y la parte delantera de su cuero cabelludo también había sido tatuado de negro para combinar con el color oscuro de su cabello.

Mientras tanto, sus rodillas estaban misteriosamente magulladas y tenía cortes en la espalda. Su cuerpo también estaba manchado, lo que confirma que sí padecía vitiligo, una enfermedad de pigmentación.

Pero lo más inquietante que se descubrió tras la autopsia fue que su cabello ondulado, hasta los hombros, era una peluca pegada a su cabeza, ya que era calvo.