Las deudas han bajado en cerca de $1.400 millones y la dotación para
enfrentar la pandemia avanza a buen ritmo.

Debido a la crítica situación de sus finanzas y las deficiencias en la prestación de los servicios a sus usuarios, el pasado 20 de diciembre de 2019 la Superintendencia Nacional de Salud tomó posesión del hospital Sandiego de Cereté, en Córdoba.

Para ese momento, existían deudas laborales con los trabajadores de planta, contratistas, bolsas de empleo y outsourcing por 11.552 millones de pesos. En cuanto a los servicios de salud, no se hacía mantenimiento a los equipos médicos, algunos tratamientos se iniciaban tardíamente porque faltaban medicamentos, había insumos con fechas de vencimiento pasadas y no existía una desinfección regular en las instalaciones.

 Cuatro meses después de la toma de posesión, el 17 de abril pasado, la Supersalud ordenó la intervención forzosa para administrar, por los siguientes seis meses, con miras a continuar la recuperación de este centro hospitalario en los aspectos financiero, administrativo, asistencial y jurídico.

 Con la agente especial Sandra Milena Jaramillo a la cabeza del equipo interventor, se viene ejecutando un plan de acción que ya ha logrado bajar las deudas en 1.398 millones de pesos y ha hecho el reporte al Ministerio de Hacienda para el pago de otros 1.132 millones de pesos.

Una de las primeras acciones adoptadas fue restaurar 50 camas hospitalarias y hacerles mantenimiento preventivo y correctivo a los equipos médicos, a los aires acondicionados, al mobiliario, a la planta eléctrica. Además, se automatizó la esterilización y la lavandería.

En materia financiera, la interventoría de la Supersalud aumentó en 7.5% la facturación en el primer trimestre de este año, se hizo un acuerdo de pago con dos EPS gracias a una mesa de flujo de recursos organizada por la Supersalud, por 1.500 millones de pesos. Finalmente, se hizo una compra de cartera por 535 millones de pesos más.

 Adicionalmente, se recibió un pago anticipado de una EPS por 400 millones de pesos, recursos que se invirtieron en suministros, elementos de protección personal y en la ampliación de capacidad instalada para atender pacientes con coronavirus.

También frente a la pandemia, se están destinando 150 millones de pesos mensuales para entregar al personal el equipo de protección; y asimismo se financió con recursos propios la adecuación y dotación de ocho camas de UCI y seis de cuidado intermedio, por un valor de 1.048 millones de pesos.

Finalmente, se tiene el proyecto de adecuar y dotar, con la financiación del Ministerio de Salud, 19 camas más de UCI y se está gestionando la donación de 27 camas, 27 monitores y 27 ventiladores.

Con una declaración de urgencia manifiesta se contratarán más dispositivos médicos para la atención de la emergencia.

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Córdoba y Colombia.

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias Diario la Piragua

Invalid email address
No enviamos spam, y puede darse de baja en cualquier momento.