El líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, advirtió que los responsables de la muerte de Qassem Soleimani “deben esperar una dura venganza”, mientras que el presidente de esa nación, Hasan Rohani, aclaró que no debe quedar duda de que se vengarán por el ataque y en especial por la muerte del general.

El ataque al convoy en el que viajaba el general Soleimani, el poderoso y temido jefe de la fuerza Quds de Irán, acabó por completo con el vehículo y con sus nueve tripulantes.

El cadáver mutilado del líder de los Quds quedó esparcido en el suelo del aeropuerto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí