El pasado 30 de julio, Luis Fernando Álvarez, de 17 años, fue víctima del peor ataque homofóbico que ha sufrido. Otro menor molestándolo por su preferiencia sexual, sacó un machete y le amputó parte del brazo izquierdo, hecho ocurrido en el barrio Altos del Rosario de la ciudad de Sincelejo.

La víctima comenta que el día del suceso, su agresor (quien es hijo de una vecina y amiga de su mamá) lo acosaba como de costumbre con comentarios denigrantes por el hecho de que él es gay, pero dice que jamás esperó que su maldad llegaría a tanto, explica que cuando lo vio armado con el objeto cortopunzante intentó defenderse con unas tijeras, pero fue en vano, «de un solo tajo» el otro le amputó casi la mitad de su extremidad.

Luis Fernando manifiesta que quiere justicia, por lo que exhorta a las autoridades a que capturen y procesen a quien intentó frustrar su vida. De manera extraoficial y según lo dicho por W Radio, el victimario será imputado el próximo 18 de agosto.

Por otro lado, este jovencito afirma que lo que le pasó no acabará con sus sueños y que seguirá estudiante para posteriormente formarse como chef y experto en belleza, oficios que representan sus más grandes pasiones.

Para ello requiere una prótesis y algunas terapias, por lo que junto a la organización Colombia Diversa tiene una campaña abierta a recibir donativos.