Por: J. J. Rubiano
Uno de los cambios que se realizó en el mundo para no detener su marcha luego de la aparición de la pandemia por el Covid-19, fue la modalidad del teletrabajo, es decir, el trabajo desde la casa.

De acuerdo con las cifras del Ministerio del Trabajo, los teletrabajadores aumentaron en Colombia de 200.000 a más de dos millones de colombianos que en 2020 se pasaron a esta modalidad, como única forma de preservar el empleo.

La última encuesta realizada por esa cartera de gobierno, la modalidad de teletrabajo aumentó cerca de un 80% por la pandemia, logrando mantener gran parte de las actividades laborales del país.

Uno de los resultados interesantes de la encuesta es que se visualiza un aumentó en las horas laboradas, pues el 61% de las mujeres y el 53% de los hombres manifestaron haber trabajado más tiempo, lo que evidencia la necesidad de las compañías de implementar herramientas que además de propender por cumplimiento, también lo hagan por el balance laboral y personal de los colaboradores.

Según Luis Fernando Torres, arquitecto de plataformas de Sonda Colombia, empresa de servicios de tecnología (IT), “el teletrabajo, aunque ha venido creciendo y evolucionando en nuestro país, no ha sido prioridad en las organizaciones, debido a un factor determinante: la confianza. En este sentido, es necesario generar conocimiento y dar una consultoría adecuada para determinar la mejor manera de implementar el concepto de Smart Working”.

Torres asegura que, efectivamente, aunque muchas empresas tuvieron que implementar el teletrabajo para evitar el contagio de coronavirus, no todas están lo suficientemente preparadas para esta nueva fase en la que, aunque muchos volverán a la presencialidad, otros tantos seguirán por largo tiempo en casa y requieren construir un balance entre sus labores y sus prioridades personales.