Funcionarios de la Unidad Investigativa Seguridad ciudadana- línea hurto de la Policía, lograron la captura de un hombre de 43 años, que fue sorprendido en flagrancia cuando se encentraba sacando de un vehículo un bolso tipo morral que contenía un computador portátil, dinero en efectivo y documentación personal de la víctima.

De acuerdo al parte policial, este sujeto se moviliza por la ciudad como mototaxista en los barrios Centro y Chuchurubí.

Una vez capturado, fue dejado a disposición de la Fiscalía general de la Nación por el delito de hurto calificado.

La Policía informó que en el área metropolitane se viene presentando un fenómeno criminal, como lo es el hurto a personas en la modalidad de rompimiento de vidrio, la cual está generando una gran preocupación por las autoridades locales y ciudadanía.

Dicen las estadísticas que durante lo corrido del año se han presentado 5 casos denunciados ante la Fiscalía, por tal motivo el personal Investigativo de la línea de hurto de la unidad de seguridad ciudadana, a través de procedimientos judiciales investigativos e información aportada por la ciudadanía, realizó la captura en situación de flagrancia a un sujeto conocido como alias “CACO”, quien se le atribuye más del 80% por ciento de los hurtos en esta modalidad y es señalado de ser el líder de esta banda.

Según detalles odiciales, para cometer el hecho delictivo los actores criminales actúan de forma unitaria o en binomios movilizándose ya sea a pie o en motocicleta, estas personas ubican a sus víctimas en vías o calles solitarias o de poca concurrencia, donde dejan los vehículos estacionados en las vías públicas o parqueaderos que no cuentan con vigilancia privada mientras realizan su diligencia, este tiempo es aprovechado para rápidamente observar al interior de los vehículos y determinar cuales cuentan con algún objeto de valor.

Luego de ubicar el vehículo que tiene algún elemento atractivo para su posesión, esperan el momento indicado donde utilizan un elemento contundente (Fragmento de losa de una Bujia) para romper el vidrio y extraerlo, posteriormente se retiran del sitio ágilmente sin que las víctimas se percaten de lo ocurrido.