En aras de evadir a las autoridades y lograr su cometido de traficar grandes cargas de droga, el narcotrafico se ha ideado una estrategia para camuflar a sus hombres.

En un informe realizado por la revista Semana, se habla de que un grupo de traficantes fue sorprendido por las autoridades, fingiendo ser funcionarios del Ejército, uniformados como tal y hasta dotados con las armas características de esta institución.

Carlos Rodríguez, director de la Policía de Tránsito en el Valle del Cauca, fue el encargado de desmantelar uno de estos teatros, toda vez que recibió la orden de ubicar una motocicleta que con dos ocupantes, era la protagonista de la escena mientras escoltaba a dos camionetas que transportaban el estupefaciente.

La acción policial dejó entre otras cosas, la incautación de 500 kilos cocaina, la cual según información oficial iba rumbo a las ciudades de Medellín y Bogotá. Lo incautado quedó a disposición de la Fiscalía.