Aunque los aficionados esperaban uno o más goles de alguno de los dos equipos, el Real Madrid y el Barcelona no pasaron del empate 0-0, en el clásico duelo disputado en el Camp Nou, la tarde de este miércoles, 18 de diciembre, resultado que iguala en puntaje al equipo azulgrana con el blanco, y lo pone en cabeza del campeonato.

Durante el encuentro, que empezó nervioso por demás por la situación social en su entorno, los dos equipos presionaron arriba en busca del error del contrario, pero con el paso de los minutos empezó a mostrarse más dominador el equipo merengue.

El Barça empezó a reaccionar liderado por su capitán Leo Messi, que se echó el equipo a la espalda y antes de la media hora tuvo su gran ocasión.

El argentino cazó un mal rechace de Thibaut Courtois, pero su disparo a gol lo sacó cayéndose Sergio Ramos (26), que se convirtió este miércoles en el jugador que más veces ha jugado el clásico con 43 encuentros entre los dos grandes del fútbol español.

El Barça se fue sacudiendo el dominio blanco, pero antes del descanso Fede Valverde congeló al Camp Nou con un disparo raso que blocó Ter Stegen (43).

Tras la pausa, el partido volvió a seguir el mismo guión del inicio, con los dos equipos presionando la salida del contrario y un Barcelona que no lograba hacerse con el control del balón.

Buscando meter más músculo en el centro del campo, entró Arturo Vidal por Sergi Roberto (55). 

Empezó el Barça a asentarse sobre el terreno de juego, frente a un Real Madrid que siguió apretando en sus llegadas al área azulgrana.

El Barça intentó aprovechar esas continuas subidas del equipo blanco para sorprender a la contra y el partido acabó rompiéndose con idas y vueltas, aunque el marcador no se movería.

Con información de El Nuevo Siglo.