El Carnaval de Barranquilla 2022 fue aplazado para marzo

El Carnaval de Barranquilla, declarado por la Unesco como ‘Obra maestra del patrimonio oral e intangible de la humanidad’, fue postergado hasta marzo del 2022 debido a la pandemia del covid-19, que con la variante ómicron experimenta un cuarto pico de contagios en Colombia.

La fiesta más popular del país estaba programada para celebrarse del 26 de febrero al 1 de marzo, pero se correrá unas semanas, según anunció este lunes el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo.

“Hemos tomado la decisión de aplazar el Carnaval de Barranquilla para que se inicie el fin de semana del 25 de marzo de 2022, para darle a los barranquilleros la tranquilidad de gozarse las tradiciones cuando este cuarto pico haya evolucionado favorablemente”, manifestó el alcalde a la prensa.

El pasado 11 de enero Pumarejo ya había cancelado varios eventos masivos, como la Lectura del bando, que tradicionalmente se realizan en las semanas previas al Carnaval, como medida preventiva debido al aumento de casos de covid-19 por la ómicron.

En ese momento Pumarejo explicó que “para tener Carnaval en febrero y otros eventos que generan empleo y preservan las tradiciones, la ciudad hará un gran esfuerzo en enero como medida preventiva”.

Según las estadísticas de las autoridades de salud, Barranquilla comenzó el 2022 con 48 contagios diarios de covid-19, pero el domingo 23 de enero la cifra de nuevos casos llegó a 1.966, mostrando un incremento superior al 4.000 %.

Esa cifra contrasta con los números de cobertura de vacunación contra el covid-19 en la ciudad, que muestran que el 97 % de la población cuenta con al menos una dosis, mientras que 930.000 de los 1,4 millones de habitantes tienen el esquema completo.

Hasta la llegada de la pandemia a Colombia, Barranquilla había celebrado su tradicional Carnaval durante 155 años, pero en el 2021 espectáculos como la Batalla de Flores, la Gran Parada o el Festival de Orquestas solo pudieron verse de manera virtual.

Antes de la pandemia la única vez que suspendieron los eventos oficiales, mas no los desfiles populares, fue en 1947, cuando el sábado de Carnaval ocurrió un accidente aéreo en el que fallecieron varios integrantes de la sociedad barranquillera, entre quienes se encontraba el futbolista Romelio Martínez.

Cada año, en el Carnaval de Barranquilla se dan cita más de 2,5 millones de personas, entre locales y visitantes, lo que representa para la economía de la ciudad unos 300.000 millones de pesos (unos 76 millones de dólares, actualmente).