El calzado chinuano quiere seguir pisando firme

Por: Jesús Mora Diaz

Los habitantes de un territorio en el trasegar del tiempo van desarrollando actividades, según la dinámica de estas, se pueden afianzar en la sociedad y a la final se convierten en signos de identidad cultural.

Este fenómeno socioeconómico es palpable en Chinú, un municipio en el departamento de Córdoba, el cuál es reconocido a nivel regional y nacional en la industria del calzado. Es tanto la relevancia de este renglón económico en la municipalidad que me atrevería asegurar:

El calzado es a Chinú, lo que es el café a Colombia.

Identidad cultural y la mayor fuerza generadora de empleo eso es claramente este segmento económico, tanto así que a la entrar al Chinú en cualquier sentido de la troncal de occidente, el paisaje está colmado de tiendas de este producto, como si fuera poco existe un gran monumento como prueba fidedigna de la jerarquía que ejerce el calzado en esa tierra.

Habiendo entregado tanto el gremio de los zapateros por Chinú y la región en general, es hora que desde los distintos estamentos gubernamentales se geste una lucha por este gremio, para que siga pisando firme a donde quiera que llegue una pieza de estas.

Zapteros de tradición, que llevan intrisco el arte como Giovanny Jurado, le piden al gobierno una línea de crédito flexible, fácil de acceder y con una tasas de interés inferior a la normal. Todo esto con fin de potencializar y tecnificar la actividad. Generando una dinámica económica de mayor impacto en la región.

A la luz de mi óptica, aún siendo neófito en tal saber, considero que el estado debe encaminar sus fuerzas a visualizar más este renglón, esto se llevaría a cabo con la creación de la feria del calzado, instalación de tiendas en los centros comerciales de las principales ciudades del pías y hasta pensar en difundir el producto a nivel internacional, pues los estándares de calidad del calzado chinuano así lo permiten.

Considera también, que no debemos dejarle toda la carga al señor estado, los jóvenes de este municipio debemos abogar por la continuidad de esta actividad, la cual está arraigada y es elemento de nuestra idiosincrasia.

El calzado chinuano quiere seguir pisando firme, pues el historial de idoneidad de sus productos así lo avala, sus fabricantes dejan una huella historico-cultural en cada pieza que le impregnan un valor agregado. Apoyemos lo nuestro para dar continuidad a la senda de prosperidad de nuestro municipio.