El reconocido ciclista Egan Bernal tomó la decisión de retirarse del Tour de Francia, tras enfrentarse a fuertes dolores que lo han mantenido tomando muchos medicamentos que lo dejan sin sueño y su salud se ha visto comprometida.

El domingo pasado, en el final en el Grand Colombier, se vio la salud deteriorada de Egan, cuando perdió en meta 7 minutos 20 segundos con el ganador del día, Tadej Pogacar. 

El martes la historia se volvió a repetir, sucumbió más y acabó en el puesto 16 de la general. Los dolores en la espalda no le permitían hacer lo propio.

«Obviamente, no era la manera como quería acabar mi Tour de Francia, pero creo que es la decisión correcta para mí en estas circunstancias», explicó el propio Bernal en un comunicado de su equipo Ineos antes del inicio de la 17ª etapa, este miércoles, de 170 km entre Grenoble y el Col de la Loze.

“Hemos tomado esta decisión teniendo en cuenta que es lo mejor para Egan. Él es un verdadero campeón al que le encanta competir, pero también es un piloto joven, con muchas vueltas por delante y en este punto, a fin de cuentas, creemos que es más prudente que deje de correr”, dijo Sir Dave Brailsford, director general del equipo.

Bernal dejó el Tour sin tener la posibilidad de defender su corona, la que obtuvo el año pasado y tendrá que replantear su temporada, tras analizar con sus técnicos y preparadores lo que pasó en el reinicio de las competencias.