Doris Spath, gerente de Vidasinú entrega balance satisfactorio de la gestión en el 2021

La E.S.E Vidasinú en cabeza de la gerente Doris Spath Portillo, entregó un balance general ante los medios de comunicación sobre la rendición de cuentas de la gestión realizada en el año 2021, la cuál abarca las acciones y estrategias desarrolladas para garantizar un excelente servicio de salud de alta calidad para los monterianos.

Durante la rueda de prensa, Spath Portillo destacó los avances en materia de vacunación del Covid-19 durante los dos años de la pandemia. Inicialmente el primer reto que enfrentó la E.S.E. Vidasinú fue la incertidumbre con la que tuvieron que luchar durante los inicios de la pandemia y la adaptación de los servicios de salud a la ‘nueva normalidad’ que se vivió durante el 2020.

“Tuvimos que hacerle frente a la prestación de servicios, donde estaba solamente traducida al servicio de urgencias, en ese momento eran solamente urgencias, porque todos los servicios estaban cerrados y allí nos empezamos a preparar para atender a través del Hospital de Campaña Miguel “Happy” Lora”, aseguró la funcionaria.

Posteriormente, el segundo reto fue el de retomar la prestación de todos los servicios, durante la pandemia. De manera gradual se inició con la apertura de hospitales, centros de salud urbanos y rurales, donde cada servicio se prestó de manera oportuna adaptándose a la pandemia, esto previamente al inicio de la vacunación en febrero del 2021. “Fuimos los primeros en el departamento de Córdoba, los segundos a nivel nacional”, aclaró Spath.

En cifras, la gerente asegura que la E.S.E Vidasinú ha aplicado más de 230.000 dosis de vacunas contra el covid-19 en Montería, a corte del sábado 30 de abril. “Ha sido un reto porque no solamente ha sido vacunar y dar una cifra de 230.000, sino todo lo que ha generado. Empezar a adaptar todos los protocolos de atención, ha sido un proceso totalmente nuevo para la E.S.E”, manifestó además, que la Institución hizo parte de un comité de coordinación para elaborar estrategias de acercamiento hacia las personas y que les permitiera creer en la seguridad de la vacuna contra el Covid-19.

Actualmente, la E.S.E Vidasinú continúa ejecutando los planes de vacunación de manera intramural en los centros de salud y en cada uno de los sectores y barrios de la ciudad, no solo contra el covid-19, sino que también ha destinado esfuerzos en lograr que más niños accedan a su plan de vacunación completo contra otras enfermedades.

Entre otras estrategias que destaca la gerente Doris Spath, sobre la atención del covid-19 en Montería, se encuentran los dos hospitales de campaña (Miguel Happy Lora y Centro de Convenciones) los cuáles fueron el refugio para 3.646 monterianos y cordobeses, “aquí demostramos que nuestra consigna es salvar vidas con calidad de servicio”, pues durante la pandemia se atendió a las personas contagiadas con el virus y se aplicaron técnicas para que su estancia dentro del centro de salud fuera agradable, permitiendo así una rápida recuperación del paciente.

“Nosotros permitimos el acceso al celular de los pacientes, hicimos videollamadas… El psicólogo hacía acompañamientos, teníamos una ventana donde los familiares, físicamente y sin ponerlos en riesgo de los pacientes podían verlos… Hacíamos actividades extras a la prestación de un servicio de salud, y empezamos a ver que los pacientes se recuperaban de manera satisfactoria, cuando eran escuchados”, afirmó la gerente. 

Por otro lado, la E.S.E. Vidasinú también recalcó que hace parte del Comité de Salud Mental creado por la Alcaldía Municipal, donde la Institución cumple un papel fundamental a la hora de atender y ejecutar acciones para prevenir el suicidio en la ciudad. Con relación a este tema, cabe destacar que el 84% de los médicos de urgencia de la Institución cuentan con el curso de primeros auxilios psicológicos.

Como conclusión de la rendición de cuentas, la gerente Doris Spath destaca dos situaciones retadoras para poder ofrecer servicios de salud de calidad: la pandemia del covid-19 y el plan de vacunación, además de la campaña contra el sarampión y rubéola, donde se aplicaron 380.000 dosis del plan regular.