Por: J.J. Rubiano

En la audiencia pública realizada por la comisión sexta de la cámara, liderada por los congresistas León Fredy Muñoz Lopera y María José Pizarro se evidenció la urgente necesidad de aprobar el proyecto de Ley 168 de 2019 de la Cámara de Representantes, mediante el cual se pretende propiciar ambientes escolares que ofrezcan alimentación balanceada y saludable en instituciones educativas públicas y privadas.

Y es que las cifras oficiales son contundentes como la de que 9 de cada 10 escolares (86,9%) no cumplen con el requerimiento de consumo de frutas y verduras recomendado por OMS (Minsalud, 2018). El 76,5% de los escolares no consumen lácteos con la frecuencia recomendada por la OMS (Minsalud, 2018).

El 82.4% de los niños y niñas escolares consume “productos ultra procesados” (Minsalud, 2018). El 74% de niñas y niños escolares consumen 1 o más veces al día bebidas azucaradas (Minsalud, 2018).

El 84.9% de los jóvenes entre 14 y 18 años consumen bebidas azucaradas habitualmente y de estos el 29.9% lo hace 1 o más veces al día (DANE, 2017).

Estas cifras evidencian que en Colombia los factores obesogénicos permean el ambiente escolar y proteger a niñas, niños y adolescentes de la malnutrición es una obligación del Estado en cumplimiento del derecho a la alimentación y nutrición adecuadas.

En ese orden de ideas su aprobación es importante porque es una de las medidas recomendadas por la OMS para frenar la pandemia de la obesidad entre niñas y niños, contiene medidas que Colombia necesita para garantizarle a los niños y niñas el derecho a la alimentación saludable, la salud y la vida.