A pesar de la situación que afronta Colombia por los inconvenientes de orden público y el crecimiento de los casos positivos de COVID-19, el presidente Iván Duque sostuvo que la realización de la Copa América sigue firme.

El presidente de Colombia, Iván Duque, insistió en que la Copa América sí se jugará en su país, que vive momentos de tensión social por las violentas protestas que empezaron el 28 de abril y han dejado, según la Defensoría del Pueblo, al menos 24 muertos.

«Nosotros empezamos un trabajo ya hace más de dos años (…) En este año 2021 hemos dicho que estamos firmes para adelantarla», expresó el mandatario en una entrevista con la emisora Blu Radio.

La Copa América, que iba a disputarse en 2020 en Argentina y Colombia, se pospuso a este año y está previsto que se juegue del 11 de junio al 10 de julio, pero el nuevo pico de la pandemia de covid-19 en América Latina volvió a sembrar dudas sobre la celebración.

El presidente Duque aseguró que ante las controversias hay que poner como ejemplo la Eurocopa, «que tiene protocolos, burbujas y tienen todo lo que requieren los equipos» como el torneo organizado por la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

Igualmente argumentó que se han venido jugando los torneos de fútbol locales, lo que ha permitido «una experiencia» positiva en el manejo de los protocolos de bioseguridad.

«La Copa se va a hacer en los dos países», afirmó Duque, que agregó que así se lo ha confirmado el presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, a su Gobierno.