Este jueves se jugó la gran final de la Copa BetPlay entre Independiente Medellín y Deportes Tolima, un emotivo partido que tuvo como campeón a Medellín y que dejó varias aristas para el análisis futbolístico sobre lo sucedido en el Atanasio Girardot.

Ambos equipos brindaron un buen partido en la gran final de la Copa BetPlay, Medellín tuvo un gran primer tiempo en materia ofensiva y generó varias opciones de gol; mientras que en el segundo tiempo Tolima metió a su rival contra el arco hasta que consiguió su anhelado premio en el último minuto para forzar la definición por penales.

La final fue el único partido de la Copa BetPlay 2020 que contó con la presencia del VAR y la tecnología intervino en tres ocasiones. Primero para revisar un posible penal a favor del Deportes Tolima, pero consideraron que esa mano en el área fue sin intención y no sancionable.

Más adelante anularon el empate parcial del Tolima a los 86 minutos por una mano de Albornoz antes del gol de Sergio Mosquera y en el minuto 90 revalidaron el gol del ‘pijao’ cuando la defensa del DIM reclamaba fuera de lugar.

Luego de un 2020 para el olvido con una profunda crisis de resultados, llegó el ‘Bolillo’ Gómez y consiguió un anhelado título para calmar las aguas en el club y asegurar un cupo internacional para el año 2022.