El Mundial femenino de fútbol disputado el pasado junio en Francia rompió récords de audiencia en un evento que aglutinó a miles de personas que se sintieron identificadas con el impulso que ha tenido el fútbol femenino en el mundo.

Según los datos compilados por la FIFA,  fueron 1.120 millones de espectadores los que llegaron a conectarse a una retransmisión oficial del torneo.

La audiencia media en directo llegó a los 17,27 millones, cifra que duplicó los 8,39 de la edición pasada.

Gianni Infantino, presidente de la FIFA, manifestó que el Mundial «fue un fenómeno cultural que atrajo la atención de los medios de comunicación como nunca». Superar los 1.000 millones de espectadores es «buena muestra del despegue del fútbol femenino».

Asimismo, Infantino detalló que si el fútbol de primera categoría se promueve y se retransmite, los aficionados lo verían, porque da igual si es masculino o femenino la selección que esté jugando.