Los problemas con el fisco español que tuvo Lionel Messi en 2016 y por los que fue condenado a 21 meses de prisión, estuvieron a punto de hacerlo abandonar España y por tanto al FC Barcelona.

Así lo expresó la estrella del balompié durante una entrevista que sostuvo con la estación de radio catalana Rac1, durante la que aseguró que fue muy duro todo lo que vivió y que hubo un ensañamiento en su contra. Sin embargo, destacó que ahora sólo piensa adelantar y culminar  su carrera en Europa.

«Hubo momentos que uno termina agotado, por circunstancias, por casos, tuve varias épocas, sobre todo la época 2013, 14, en adelante… Cuando empecé a tener problemas con Hacienda. Fui el primero y por eso fue tan duro todo, después que se ensañaron conmigo, demostraron que iban por todos los deportistas, los futbolistas; fue duro por todo lo que fue en ese momento», manifestó el argentino, no sin antes relatar que para la época tuvo «en la cabeza largarse, no por querer dejar el Barça, sino por irse de España, se sentía muy maltratado, y sintió que no quería estar más allá»

La condena del capitán azulgrana, que luego fue conmutada por una multa de 252.000 euros, se produjo por un fraude de 4,16 millones de euros de los ingresos por derechos de imagen entre 2007 y 2009 a través de un entramado societario.