Este jueves, 10 de octubre, se convirtió en un día histórico para las mujeres en Irán, y es que las autoridades por primera vez permitieron la entrada de ellas a un estadio de fútbol, hecho que ocurrió luego de que una joven se inmolara por pensar que iría a la cárcel tras colarse de manera clandestina a un partido de fútbol.

La novedad se produjo en el estadio Azadi de Teherán, en donde se disputó el encuentro entre Irán y Camboya, correspondiente a la fase clasificatoria para el Mundial Qatar 2022.

Medios locales reseñaron que tras difundirse la noticia, las entradas al partido se agotaron al cabo de una hora, tiempo durante el cual se vendieron de forma desmesurada más de 4.500 boletas.

De esta manera las iraníes lograron ingresar a las gradas del campo, y aunque las colocaron separadas de los hombres, el hecho sugiere un gran avance en la lucha por la igualdad de derechos que tienen las mujeres en este país.