Además de la exposición al escarnio público, de los señalamientos y cuestionamientos en redes sociales y del mal momento que debió sugerir para él el altercado, el futbolista Freddy Guarín deberá pagar dos comparendos tipo 2, por la riña que protagonizó esta semana.

Guarín recibió dos multas por 484.000 pesos, por haber agredido a la los funcionarios de la Policía tanto en la casa de sus padres en Envigado, como en el hospital al que fue trasladado para atender sus heridas.

«Allá tuvo un comportamiento no acorde y empezó verbalmente y físicamente a agredir tanto a los policías como al personal médico y enfermeras, tocó nuevamente reducirlo con el uso legítimo de la fuerza», dijo Pablo Ruiz, comandante de la Policía Metropolitana de Medellín.

Recordemos que en videos que circularon en redes sociales, se vio al futbolista en presunto estado de embriaguez, con la ropa rota y manchada de sangre, en casa de sus padres, en donde habría propociado una riña.

Sin embargo, el proceso judicial no avanzará porque los padres supuestamente agredidos decidieron no interponer una denuncia formal y la Policía tampoco lo hará por violencia contra servidor público.