Fue una gran batalla entre dos de los mejores clubes ingleses de la actualidad en el Estádio do Dragão, donde Chelsea se impuso por 1-0 al Manchester City y se consagró campeón de UEFA Champions League. En un enfrentamiento repleto de matices tácticos por el duelo entre Pep Guardiola y Thomas Tuchel, los Blues ganaron con un gol de Kai Havertz y alzaron la Orejona a nueve años de su última conquista en este prestigioso certamen.

Guardiola sorprendió con su formación y su plan estratégico para este gran compromiso. No por el esquema porque salió con su tradicional 4-3-3 con ’Falso 9′. Pero sí con la inclusión de varios jugadores de tinte ofensivo como Gündogan, Bernardo, Foden, Mahrez, De Bruyne y Sterling, todos de arranque. Esto puso a Phil Foden e İlkay Gündoğan a jugar lejos del tercio final, en zonas congestionadas, algo provechoso para un Tuchel que alineó ese clásico 5-2-3 dinámico con el que dio solidez a los Blues desde que tomó el cargo en enero.

Se jugó desde el principio con mucha intensidad y las primeras aproximaciones surgieron principalmente con el juego directo de los Blues. El City pisó el área rival con un pase largo de Ederson a Sterling, pero no logró tener una circulación fluida.

Infobae.