Foto: Elsalvador.com

El presidente del Salvador, Nayib Bukele ha utilizado la crisis actual para aumentar su poder, así lo denuncian abogados y analistas de ese país.

Hace exactamente un mes, Bukele anunció una cuarentena domiciliar obligatoria orientada a prevenir el aumento de contagios de la  Covid-19, al mantener a las personas  en sus casas y reducir las salidas de la ciudadanía a lo meramente esencial.

Sin embargo, Si bien la medida coincide con recomendaciones de instituciones como la Organización Mundial de la Salud, de mantener el distanciamiento social, la ejecución de esta ha levantado las alarmas, pues el presidente ha ordenado que a los infractores se les traslade automáticamente a centros de contención a una cuarentena de 30 días o incluso más, hasta que se les practique la prueba de coronavirus.

Es por esto, que a juicio de analistas, abogados y defensores de derechos humanos, con esto se ha empoderado a efectivos policiales y militares a actuar de manera arbitraria, a exceder sus funciones y a violar los derechos fundamentales de la ciudadanía.

Pues, se considera que el confinamiento automático es ilegal y que debería haber una razón objetiva para considerar a un infractor una fuente de contagio de coronavirus que justifique llevarlo a un albergue.

Así mismo, según el gobierno hasta este lunes 20 de abril había 2.220 detenidos por violar la cuarentena obligatoria en el Salvador.

Recibe puntualmente todas las noticias e informaciónes relacionadas con Córdoba y Colombia.

Suscríbete a nuestro Boletín de Noticias Diario la Piragua

Invalid email address
No enviamos spam, y puede darse de baja en cualquier momento.