Mientras el presidente Iván Duque lucha por la seguridad en el municipio de Montelíbano y el San Jorge, los policías hacen de las suyas y en esta oportunidad denuncian la mala actuación de unos uniformados contra un estudiante y su hermano menor de edad.

Uno de los agraviados, identificado como Brayan Meza, estudiante de física en la Universidad de Antioquia, denunció que la noche del pasada sábado , 8 de febrero, se trasladaba con su hermano menor de edad a bordo de una motocicleta cuando fueron interceptados por unos policías.

El joven, quien aseguró venía de visitar a una amiga,  se detuvo y estacionó la moto frente a la antigua empresa Motovanega. Según el denunciante, los policías comenzaron a verificar sus documentaciones y a revisarlos, pero de momento inesperado comenzaron a golpearlo.

Minutos más tarde la agresión también fue a parar contra el menor de edad, a pesar de las súplicas que el joven estudiante le hacía a los uniformados para que no le pegaran a su hermano, manifestó el agraviado.

Meza sostuvo que por la ira se abalanzó contra un uniformado ante la indignación de ver como maltrataban a su hermano sin explicación alguna.

No habían transcurridos 10 minutos cuando llegaron refuerzos de funcionarios y, según el denunciante, entre unos 10 policías le asestaron una fuerte golpiza a los hermanos que presentaron diferentes hematomas en el cuerpo y la cara.

Luego de la brutal agresión, Meza recuerda que fueron llevados a un centro asistencia y que durante el trayecto lo iban golpeando en la parte trasera del vehículo donde lo trasladaron.

Asimismo, el joven resaltó que antes de trasladarlos a la sede policial, ya esposados, tomaron a su hermano y con un machete lo golpearon sin ninguna compasión.

Al amanecer Meza fue trasladado a la Fiscalía, donde los policías declararon que los jóvenes estaban drogados y que los golpes reflejados eran producto de un accidente que habían tenido en la moto.

Meza asegura que tiene todas las pruebas para demostrar que él y su hermano no consumen drogas y que nunca han tenido ningún accidente.

Con la voz entrecortada, el mayor de los hermanos le solicita a la Procuraduría, y a la justicia militar que sancione a estos funcionarios que los agredieron sin razón alguna, en especial al funcionario Yesir Copete, quien además de la golpiza lo amenazó con hacer todo lo posible por hacer que le quiten la beca universitaria si lleva el caso a instancias mayores, alegó el denunciante.

Se espera que la justicia tome cartas en el asunto para que este acto no quede impune como otros tantos que han quedado en el olvido.