El planeta ha sido golpeado por muchos huracanes y fuertes tormentas a lo largo de su historia, y más que un fenómeno natural que causa estragos y lleva consigo, incluso, la muerte de decenas y cientos de personas, son importantes porque es la naturaleza que actúa para recomponerse.

El último huracán que azotó a las Bahamas, el Dorian, fue tan potente y los daños fueron terribles. Lo que usted quizás no sabe es que esta es la respuesta de nuestra pachamama para retomar fuerzas y curarse, en lo posible, de los estragos de la contaminación. A continuación, veremos para qué sirven los huracanes:

1.    Son un mecanismo natural que tiene el planeta para enfriarse, ayudan a enfriar los océanos y así evitar la muerte de arrecifes y de peces.

2.   Hacen que las cuencas de los ríos y de las quebradas aumenten, lo cual se encarga de limpiar la basura acumulada por los humanos.

3.    Sus poderosos vientos limpian los bosques al derribar los árboles viejos y débiles para darle cabida al nacimiento de nuevos ejemplares.

4.    Refrescan la atmósfera y mitigan el aire contaminado por los aerosoles.

Sin embargo, el hecho de que hayan demasiados daños a raíz de la llegada de los huracanes, se debe a que los humanos no estamos preparados ni educados para recibir estas tormentas. Ante dichos fenómenos, lo mejor es saber cómo actuar para evitar, en lo posible, que se presenten infortunios que afecten sobremanera la vida.