Un equipo científico conformado por investigadores chinos hicieron un sorprendente y alentador hallazgo en el lado oculto de la luna: dos hojas de algodón crecieron en el satélite de la Tierra.

El equipo de investigadores había llevado semillas de algodón a bordo de la nave espacial  Chang’e-4 (misión del Dragón Rojo) como parte de un experimento biológico. La Administración Nacional del Espacio de China (ANEC) informó que además de que una de las plantas de algodón brotó antes de morir debido al inclemente frío en el espacio, a esta le crecieron dos hojas verdes, convirtiéndose en el primer material biológico que progresa en la Luna.

La mini-biósfera a bordo de su nave iba cargada con semillas de papa, huevos de mosca, de frutas y levadura, pero solo el algodón produjo resultados positivos.