Funcionarios del servicio penitenciario de Costa Rica, desplegaron todo un operativo que se extendió por cinco horas, para atrapar un gato que llevaba a la cárcel La Reforma, de San Rafael de Alajuela, provincia cercana a la capital San José, teléfonos celulares.

Autoridades indicaron que la operación fue tardía, porque el felino logró escabullirse por una alcantarilla. Fue cuando salió de ella que los uniformados lo capturaron y constataron que lleva un paquete en su lomo contendiente de dos teléfonos celulares, cargador y un par de chips de compañías telefónicas locales.

Según informó la Policía de este país, no es mi primera vez que se avista a un gato intentando ingresar algo de forma ilícita a un centro penitenciario. También han encontrado palomas que cargan droga atada a sus patas.