Por primera vez en la historia, se investiga un delito cometido presuntamente en el espacio. Se trata de una posible usurpación de identidad por parte de la astronauta Anne McClain, quien habría accedido desde la Estación Espacial Internacional (ISS), a los registros financieros de su ex esposa, Summer Worden.

Es por ello que la Nasa inició una investigación, partiendo de la denuncia de Wonder, quien explicó lo sucedido ante la Comisión Federal de Comercio (FTC).

La defensa de la astronauta argumenta que no hubo usurpación alguna ni revisión irregular en la cuenta bancaria de un tercero, pues la cuenta es compartida y data desde cuando ambas eran pareja y que además el objetivo de McClain al acceder, fue proporcionar sustento económico al hijo de Wonder, un niño de 6 años.

A través de su cuenta en Twitter Anne McClain indicó que: “No hay ninguna verdad inequívoca en estas afirmaciones. Hemos pasado por una separación dolorosa y personal que ahora lamentablemente está en los medios. Agradezco la gran cantidad de apoyo y me reservaré comentarios hasta después de la investigación. Tengo total confianza en el proceso de IG”.