Un niño de 6 años murió luego de que su padre lo obligó a tomar agua caliente de una bañera como parte de un intento de exorcismo en Arizona, Estados Unidos, informaron el lunes las autoridades federales en documentos presentados ante la corte en los que acusan al padre de asesinato.

Pablo Martínez, quien es el progenitor, dijo a los investigadores que intentaba sacarle un demonio a su hijo y lo mantuvo sumergido durante al menos cinco minutos. Fue arrestado después del deceso, el 26 de septiembre en la residencia de la familia ubicada en la reserva Tribu Pascua Yaqui, cerca de Tucson. 

La madre adoptiva del niño, Romelia martínez, contó que al ver lo que hacía su esposo le gritó que se detuviera y luego llamó a un pastor y al número de emergencias 911.

Los trabajadores de emergencias encontraron al niño desnudo tendido sobre la cama y envuelto en una toalla. Lo llevaron a un hospital donde se le declaró muerto. Los documentos no especificaron la causa del fallecimiento del menor, pero los médicos señalaron que tenía quemaduras en la cabeza, codos y antebrazos. 

Martínez dijo a las autoridades que vio “un demonio dentro del niño” y estaba determinado a sacárselo.