Hablar de posturas sexuales es todo un mundo porque existen todas las que puedas imaginar y más. Seguro has notado que en tu pareja y tú, aunque prueben algo distinto, eventualmente llegan a la conclusión de cuáles son las más seguras en cuanto a bienestar físico y al placer que cada una de ellas brinda.

Posturas peligrosas

De acuerdo a un estudio realizado en Brasil y dado a conocer por la revista médica “Avances en Urología”, se confirmó que aproximadamente el 50% de casos de fractura de pene se habían originado por practicar la postura sexual de “la vaquera”, también conocida como “la amazona”.

Si bien, la postura debería ser segura, cuando los movimientos son intensos y el pene no ha sido bien introducido en la vagina o se cambia el ángulo por los movimientos, es cuando la fractura del pene puede provocarse.

A “La vaquera” le sigue la muy conocida postura de “El perrito”, donde igualmente, la lesión se provoca por un mal ángulo o una penetración intensa. La clave para disfrutar del sexo sin riesgo es siempre cuidar el ángulo y los movimientos para que inclusive la intensidad no ponga en riesgo los genitales masculinos.

¿Cómo se fractura el pene?

Como lo mencionamos anteriormente, aunque muchos creen que es imposible que el pene se fracture por no tener huesos en su interior, sí puede sufrir una lesión similar por la forma en que los músculos se vuelve rígidos cuando está erecto.

Ya que el pene se hincha por el aumento del flujo sanguíneo para poder llegar al punto de erección, un doblez puede afectar el revestimiento de los cilindros internos, estos son los cuerpos cavernosos que producen las erecciones.

Otro de los puntos que pueden dañarse por una fractura de pene es el tubo que drena la orina, la uretra, por lo que una lesión como esta podría ocasionar la presencia de sangrado en la orina.